¿Es bueno escuchar música en la oficina?

¿Es bueno escuchar música en la oficina?

A todos, el trabajo nos da altibajos emocionales con frecuencia, a veces nos sentimos con mucha energía, otras veces lo único que queremos es que el tiempo pase rápido para poder irnos a nuestras casas. Al mismo tiempo, la música es uno de los mejores estímulos que puede usar el ser humano para modificar sus estados de ánimo, y además aislarse de todo el ruido que pudiese haber a su alrededor.

A pesar de esto, está comprobado que no toda la música es ideal para trabajar, porque, así como hay canciones que pueden alegrarnos o subirnos el ánimo, también están las que pueden molestarnos o incluso deprimirnos, es por esto que al momento de trabajar es fundamental que busquemos la música indicada, si lo que buscamos es aumentar la productividad y no lo contrario.

Si la función que se busca es distinta, como encontrar relajación o simplemente distracción en la hora de almuerzo, la búsqueda se torna mucho más libre, pero si eres un contador, probablemente escuchar metal o un rock muy pesado, a todo volumen mientras trabajas, no sea lo más apropiado.

Escuchar canciones con mucha letra y con ritmos inestables puede que no sea la mejor forma de mejorar el rendimiento mientras trabajas en tareas que implican reflexión.

Dentro de todo, encontrar la música indicada para ti y tu trabajo es más fácil de lo que parece. Acá te dejamos algunos consejos muy útiles que te orientarán y ayudarán a dar con ella:

  • Escucha música sin letra: El oído es un órgano muy audaz, ya que cada vez que escucha palabras, le envía una señal al cerebro para que las interprete, y encuentre su significado, por ende, si trabajas y escuchas canciones con letras, tu cerebro estará trabajando más de lo necesario.
  • Ritmos repetitivos: Escuchar patrones que se repiten puede ayudarte a descansar y conseguir un estado mental ideal para trabajar. Puedes probar con música electrónica, conciertos de violín o música sinfónica.
  • Tu gusto es muy importante: Es importante que, al momento de escoger una canción, por muy instrumental y suave que sea, esta te haga sentir esa satisfacción de la que hablamos, si a pesar de todo no te agrada, busca una que te de gusto escuchar.
  • Música sinfónica o clásica para una inspiración constante y exacta: los matemáticos son un 12% más precisos en la solución de problemas cuando escuchan música clásica.
  • Música lo-fi (low fidelity) o hip hop para concentrarte y aprender.
  • Música trance o dance para aumentar la velocidad y la producción: los revisores completan su trabajo un 20 % más rápido al escuchar música dance.
  • Música ambiental para estar alerta y dar vida a las tareas repetitivas: se ha demostrado que la música ambiental mejora la precisión de la introducción de datos en un 92 %.

Con lo que te mencionamos anteriormente, debería ser suficiente para que ya empieces a armar tu Playlist de oficina y aprendas a seleccionar las canciones indicadas para tu oficio. Quédate atento a los próximos consejos que te estaremos dando en Ohffice. ¡Que tengas una excelente semana!